Amapola…lindísima amapola

La amapola es considerada una mala hierba desde el punto de vista botánico, roba los nutrientes a los cultivos de cereales, aparece allí donde la tierra se remueve y además necesita nitratos para crecer. “El trigo entre todas las flores, ha escogido a la amapola”, así lo cantaba Manolo Escobar, entre cereales, entre el trigo, ese es el terreno que elige esta salvaje y delicada flor para crecer. También se ven en terrenos de barbecho pero nunca en montañas o bosques. 

Abril y mayo son los meses preferidos por esta planta para florecer. Abundan en nuestra Castilla-León, aunque están por toda España. La flor dura muy poco, unas dos o tres semanas y cada una produce miles de semillas.

Sus pétalos, arrugados en botones florales, al abrirse muestran un color intenso que puede ser el rojo que tanto nos llama la atención y a veces visten campos enteros, anaranjado o blanco. Aunque sea considerada una mala hierba, a nosotras nos parece una flor sencilla y a la vez bella y hermosa que con su largo tallo quiere destacar en el campo entre todas las demás.

Ha inspirado a muchos artistas como a Claude Monet que allá por el siglo XIX  las dejó plasmadas en su obra  “Campo de amapolas”. Y, ¿quién no conoce la canción: «Amapola, lindísima amapola», versionada por tantísimos cantantes? A veces una flor sencilla  llama más nuestra atención y puede competir en belleza y elegancia con la más hermosa y sofisticada y hacer que artistas muy variopintos se fijen en ella para mostrar todo su talento. Adjuntamos vídeo de Andrea Bocelli que con tanta sensibilidad y sentimiento ha  versionado esta conocidísima  y bella canción:

www.youtube.com/watch?v=P91SLJHRigo

También ha inspirado a escritores como a Juan Ramón Jiménez, que nos dejó ese poema tan bello “Novia del campo, amapola”, que lo añadimos a nuestro blog para que también puedan disfrutar de él:

“Novia del campo, amapola”

Novia del campo, amapola

que estás abierta en el trigo:

amapolita, amapola,

 ¿te quieres casar conmigo?

Te daré toda mi alma,

tendrás agua y tendrás pan.

Te daré toda mi alma,

toda mi alma de galán.

Tendrás una casa pobre,

yo te querré como un niño,

tendrás una casa pobre

llena de sol y cariño.

Yo te labraré tu campo

tu irás por agua a la fuente

yo te regaré tu campo

con el sudor de mi frente.

Amapola del camino

roja como un corazón,

yo te haré cantar, y al son

de la rueda del molino.

Yo te haré cantar, y al son

de la rueda dolorida,

te abriré mi corazón,

amapola de mi vida.

Novia del campo, amapola,

que estás abierta en el trigo:

amapolita, amapola,

¿te quieres casar conmigo?

(Juan Ramón Jiménez)

 

 

4 Comentarios

  1. Manuel M

    ENTRE EL TORMES Y EL ZURGUÉN

    Entre el Tormes y el Zurguén,
    una amapola silvestre y libre, se mueve sensual.
    ¿ Llamará la atención del Tormes, que pasa sin mirar?
    Todas las plantas verdes, la acompañan a bailar.
    Y hasta el viento la mueve, con ritmo de mar.

    De pronto, quiso sonreír al Zurguén.
    ¡ Al Tormes, celos le ha de dar!
    Reflejo de las catedrales, que avisan al rio.
    ¡ Ten cuidado !¡ No te distraigas más!.
    El Tormes, ahora si, la ve frágil y delicada.
    La amapola seduce al que en ella pone su mirada.
    Una abeja amiga, quiere avisar.
    ¡ Cuidado! A la amapola, no la puedes besar.
    Algo tiene en el centro, lo pasarás mal.
    Ella besa suave, y con labios rojos.
    ¡ Es un beso fatal !
    El poético Zurguén, abraza al Tormes. Le dice la verdad.
    A él ya le pasó. ¿ Y ahora, Qué va a pasar ?

    El cielo con nubes de tormenta, se pone a temblar.
    El reflejo de las catedrales en el río, ya no está.
    A la amapola de labios rojos, y de movimiento sensual,
    Vientos fuertes, lejos se la han de llevar.

    La deshacen sin piedad.
    ¿ Quién sabe dónde llegará ?

    El Tormes y el Zurguén, abrazan llantos de amistad.
    Nubes blancas, adivinan latidos fuertes, al pasar.

    Pétalos rojos, se posan y esperan en la orilla .

    ¡ Cerca de Portugal !

    Desde hace siglos, toda Salamanca sabe,
    que los amores, junto al puente viejo.
    Se hacen y se deshacen.

    ¡ Para volver a empezar !

    Responder
    • Teresa

      Preciosos versos Manuel que adornan más y más nuestro blog. Muchísimas gracias por compartir tu talento con nosotras y con todas las personas que leen nuestro blog.

      Saludos cordiales,

      Teresa

      Responder
    • Juan F. Gallardo.

      Bravo por Don Manuel, poesía floristica, primaveral y parroquiana.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies